Preloader

“Fue muy fuerte, un gesto tremendo”

Javier Milei es un jubilado emocionado de la Basílica de San Pedro, donde asistió a la ceremonia de canonización de Mamá Antula quien rodeó al Papa Francisco, con lo que El mensaje de los encuentros es breve fuera de protocolo: el último, al final de la misa, finaliza con un caliente abrazo.

«Fue muy fuerte, un gesto maravilloso. No puedo crear, me salí del protocolo y recuperé la salud. Es imposible que no me conmueva.por ejemplo, puedo reconstruir Clarín De fuentes inalcanzables, hoy conmovido a Milei cuando se retira del Vaticano con la comisión oficial.

Milei y el papá fueron recibidos antes de la ceremonia. Al llegar a la basílica, las autoridades fueron invitadas a buscar un lugar reservado para quedarse por un breve momento de salvación con su patrimonio. Acompaña a la anuladora Diana Mondino y a la secretaria general de la presidencia, su hermana Karina Milei, quien luce un vestido entallado según protocolo.

La presencia de estos ambos encuentros asegura que hubo «muy buena melodía» y sabes que hay un momento especial de distensión y que es probable que el Papa le agradeció «venir» a Roma y asistir a la ceremonia.

Video

El sumo pontífice también saludó a Guillermo Francos, Jorge Macri y otros miembros de la comisión argentina que pasaron por el Vaticano.

Además, con mucho gusto, Francisco se refirió al prolijo que busca elegir presidente para ir al Vaticano, mientras hacía un recorrido en el informal: “Valoro mucho que te hayas dolorido para comiento”. Cuentan que Milei la festejó la mención y la nota «recibir».

En rigor, estos dos encuentros no están programados. Durante el ejercicio presidencial cumplió con algún que otro saludo, con la esperanza de la audiencia privada que celebrarán estos lunas, y que tenderá a dialogar en profundidad sobre la situación de la Argentina a nivel global. “Va a ser muy fructífero”, pantalla de Gobierno.

Milei celebró la canonización de Mamá Antula de la primera fila de la nave central de la Basílica de San Pedro, que fue recogido por 5.500 personas, muchos de ellos argentinos. Antes de la ceremonia, aceptar muchas selfies con los campos.

Durante la misa, el presidente siguió los rituales y ver los viejos gestos de emocióncomo buena parte de la comitiva argentina, que completa los ministerios Guillermo Francos (Interior), quien es exalumno de Francisco en la universidad de cuatro años en El Salvador, y Sandra Pettovello (Capital Humano).

Hubo, además, estuvo presente como opositor: también por su labor, también participó del acto del jefe de gobierno porteño, Jorge Macri, acompañado de su esposa, la periodista María Belén Ludueña; así como el gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora y la senadora Claudia Ledesma Abdala.

Entre las callesgos leidos por uno de los asistentes del papá, Soy un hombre con un fuerte contenido político que se dedica sobre todo a la situación actual de Argentina.con alta tensión entre el gobierno y la oposición detrás de la ley general.

“Oremos por los jefes de las naciones”, inició la lectura. Y plantó: “Que Dios, amante de la paz, inspirar a nuestros líderes con el conocimiento del diálogo y el deseo de contribuir al bien común, superponiendo lo que divide y trabajando donde un«.